Tipos de brackets

La ortodoncia fija es lo que conocemos como brackets es algo que ha evolucionado mucho a lo largo de la historia. La principal diferencia de este tipo de técnica con respecto a las demás empleadas en ortodoncia como los alineadores transparentes, los cuales son removibles, es que es un sistema fijo. Debido a esta caracteríustica su efectividad aumenta al no permitir al paciente retirarlos en ningún momento y cuya acción se desarrolla durante 24 h sin descanso. Por otro lado como inconveniente es que al llevar elementos adheridos a los dientes al comer podemos despegar alguno de sus componentes lo que conlleva una mayor tasa de urgencias y la higiene se dificulta.

Como clasificación los brackets se pueden dividir en distintos tipos:

  1. Brackets metálicos presentan una estructura metálica (una malla) que permite la adherencia al esmalte del diente, los cuales presentan aletas sobre las que van los arcos. El bracket es el elemento pasivo que cementado en una posición determinada al colocarle el elemento activo (el arco) permite el movimiento dentario. Estos brackets aunque a priori son más antiestéticos por su aspecto metálico funcionan mejor ya que el arco se desliza mejor sobre la ranura del bracket al haber menos fricción. Además de la menos fricción debemos destacar que se descementan menos y son más resistentes a las fuerzas que empleamos.
  2. Brackets llamados estéticos son aquellos que son transparentes y por tanto “mas estéticos” ya que el bracket se ve “menos” pero al final todos los elementos que colocamos sobre el mismo no hacen que sean imperceptibles. Como desventajas destacamos que la fricción es mayor y la resistencia menor, aunque los usemos de zafiro.
    1. Dentro de los estéticos tenemos distintos tipos:
      1. Copolimero tienen un módulo elástico más similar al diente y por tanto la fractura es menor. Como desventaja podemos destacar que se tiñen más porque captan todos los pigmentos, pero la resistencia a la fractura es mayor al no ser tan rígidos.
      2. Cerámicos son frágiles y se rompen con facilidad. Son los más estéticos de todos pero los más frágiles. No se tiñen.
      3. Zafiro son los más resistentes de todos, pero por otro lado los más rígidos. El coeficiente de fricción es mayor y por tanto el diente ofrece mayor resistencia al desplazamiento del bracket sobre el arco.
    2. Los brackets linguales son aquellos que van colocados por la cara interior del diente. La ventaja es que son completamente invisibles, es decir, nadie va a apreciar que los portamos ya que se encuentran en la cara interna del diente. Es un sistema perfectamente probado y completamente customizado por lo que los mismos se fabrican a medida de cada diente y adaptan perfectamente evitando su descementación. La duda que puede aparecer con el sistema es si duele mucho pero hemos de destacar que todos los bordes se encuentran perfectamente redondeados y el roce con la lengua se minimiza.

En definitiva estos son los principales tipos de brackets que disponemos en el mercado. Cualquier sistema si la técnica empleada es la adecuada funciona bien pero todos tienen sus ventajas e inconvenientes. En cualquier caso hemos de destacar que la biología del movimiento dentario hay que respetarla y todo movimiento del diente en el hueso conlleva el tiempo adecuado.

2019-02-14T14:22:04+00:00